Tratamiento Rosacea Argentina

La dependencia emocional Enric Corbera

Gracias. Bueno. Perfecto. ¿Ya sabéis a lo que habéis venidoé ¿Sí­é Pues, bueno, allí¡ vosotros. Bueno, hoy vamos a hacer una conferencia que la estuve meditando bastante, ¿noé.

Porque nos vamos a meter en situaciones un poco escabrosas, un poco picantosas, pero no en plan sexual, ¿ehé Sino picantosas en un sentido que os va a picar. Por lo tanto, yo deseo, de todo corazí³n, que os sintí¡is muy incí³modos a lo largo de las dos horas que vamos a estar aquí­, porque es una seí±al inequí­voca de que estoy consiguiendo el objetivo que pretendo.

Es un poco desnudar la mente. hasta qué punto. tomar conciencia hasta qué punto estamos condicionados, hasta qué punto estamos hipnotizados y hasta qué punto seguimos proyectí¡ndonos en la pantalla del mundo en las circunstancias que nos rodean en las personas que nos rodean, y verbalizamos las cosas de una manera que hay que corregir urgentemente. Y, por tanto, el primer mandamiento que vamos a poner ahora aquí­,.

Y íºnico, es que, a partir de este momento, estí¡ prohibido hablar de los demí¡s. Solamente tenemos que hablar de nosotros mismos con relacií³n al otro. No el otro con relacií³n a mí­. Y esto es esencial. Esta es la clave de las adicciones. Que a lo largo y a lo ancho de las dos horas que estaremos hoy aquí­.

Intentaremos desentraí±ar para que veí¡is, que cada uno se resitíºe y que cada uno sepa qué es lo que tiene que hacer en su vida para que las cosas de alguna manera cambien. Muy bien, entonces, vamos a empezar. Siempre me gusta empezar, ya sabéis, con unas reflexiones. Y ya sabéis que yo soy un enamorado de Carl Gustav Jung, un adelantado en su tiempo. Dice cosas que muchos decimos, entre ellos yo,.

Y que algunos, todaví­a hoy, en la ortodoxia, como que. como que ese seí±or que no existií³, ¿sabéisé Bueno, a ese seí±or se le ha tachado muchas veces de espiritualista, y pienso que la ciencia en sí­, en general, cometií³ un error. Dicen que fue desde Descartes, eso a mí­ tanto me da. Cometií³ un error que fue sacar de la ecuacií³n de la vida lo que es el fení³meno de la espiritualidad.

Como si esto no fuera con nosotros. Y, en verdad, desde que el hombre es hombre, o desde que el hombre era un homí­nido, pues siempre hemos creí­do que hay algo mí¡s. Antaí±o se pensaba, cuando pasaba algo, que el cielo, las estrellas, el sol, la luna, lo que fuera, siempre en nuestro interior hemos sentido que hay algo mí¡s. Jung lo tení­a muy claro esto y para él la espiritualidad.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (34 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Leave a Reply